21 abr. 2016


El cuerpo humano que usamos es una máquina cargada de programas de comportamiento automáticos, que se ejecutan sin control, haciéndonos a todos básicamente autómatas, navegando por la vida de forma inconsciente, dejándonos llevar por los programas y patrones de comportamiento que activamos según las necesidades del día día.


Desde el ámbito psicológico, se crean e instalan pensamientos, paradigmas y creencias que nos llevan a percibir determinadas situaciones de tal manera, que las podemos vivir como  un gran conflicto.
Este conflicto queda cristalizado,  programado, y puede ser que en ese instante o más adelante, se manifieste como una ‘enfermedad’ o accidente, o bien, en una situación que se va a repetir de manera constante y cíclica a lo largo de nuestra vida.

El psiquismo se crea a través de experiencias que quedan almacenadas en forma de historias, mitos o cuentos. Nuestra esencia siempre identifica la experiencia, pero al psiquismo no le importa la experiencia, le importa la historia. 





















Teniendo la misma experiencia, dos personas recuerdan historias diferentes… No se recuerda el motivo, solamente la historia.
Cuando hay un programa que piensa por ti hay un pensamiento circular.
El pensamiento circular del patrón no se puede resolver con pensamiento positivo, como dice la ley de atracción o como hace mucha gente, ya que lo único que consigue es añadir más pensamiento y más conceptos, haciendo el círculo más grande... Ha de ponerse una línea de acción y reacción.

Ya lo decía Buda, “Tú no eres el pensador que piensa tus pensamientos”


Todo lo que nosotros vemos afuera de nosotros mismos está adentro nuestro.
Nuestras propias limitaciones las marcamos con nuestra forma de expresarnos, con las palabras que utilizamos para definirnos o definir una situación: - No puedo, no sirvo, es imposible, todo me sale mal…
Nos han enseñado a  verlo todo separado, por eso nunca encontramos el origen, sino sólo síntomas; incluso la energía que uno desprende es sólo el síntoma de algo más que hay. Por mucho que sanemos sólo el síntoma, el problema volverá a manifestarse de nuevo.

Nada está separado, todo tiene una explicación y un motivo.

Mientras estemos con la mente en el pasado o en el futuro, no estamos ‘presentes’, y, al no estar ‘presentes’, el autómata que dirige este cuerpo orgánico que habitamos está en control.  



La Tierra es nuestro pasado, nuestro cuerpo es nuestro pasado, nuestro dinero es nuestro pasado, nuestra casa es nuestro pasado, nuestra pareja es nuestro pasado… entonces...¿Qué es nuestro presente?

Para crear un futuro, hemos de sacar desde el presente todos lo patrones del Pasado.
Para nuestra parte inconsciente o nuestro psiquismo, el tiempo no existe porque en realidad es un concepto mental.  Todo los traumas no resueltos, en esta vida o pasadas, para nuestro psiquismo continúan pasando… muchas veces pensamos que ese trauma se va porque el tiempo pasa, pero sólo pasa en nuestra mente concreta aquí, porque tenemos conciencia de 3 dimensiones, pero en el psiquismo o inconsciente, lo que sucedió hace 20 o cientos de años, continúa sucediendo hasta que nosotros decidimos sanarlo o cambiarlo.
Si no elegimos sanarlo, ese conflicto se va a seguir repitiendo en diferentes formas (con quien ya pasó en su momento o con cualquier otro que tenga esa vibración y nos haga revivir esa experiencia)… Por ejemplo, una persona que no consigue materializar en dinero sus proyectos aunque sean muy buenos, puede ser porque el padre, que siempre discutía con la madre porque él se gastaba todo el dinero en vicios, fue un día a la hucha del hijo y cogió de ahí; en el psiquismo del hijo se pudo quedar un punto de ancla (trauma) en el que asociaba el dinero con los problemas en casa y por eso no puede de adulto ganar dinero, en su psiquismo el dinero es lo que destruye al padre, y por fidelidad no ganará dinero... Son círculos que se repiten en el infinito hasta que los reconocemos y decidimos cambiarlos.

Para crear un buen futuro hay que crear un buen pasado. 


En el campo energético, todas estas vivencias se manifiestan como distintas frecuencias vibratorias, las cuales sino son integradas, generan grandes pérdidas energéticas.
Estas informaciones codificadas quedan impresas en la persona, y con la gran posibilidad de que éstas pasen de generación en generación, quedando anclados en el árbol genealógico los bloqueos más ancestrales que podamos imaginar…


Patrones heredados de nuestros ancestros, con tal  arraigo que podemos definir que ‘habitamos’ el patrón.

Conocer un patrón que rige nuestra vida ya es un gran paso para poder 'deshabitarlo'; es importante que de manera consciente, las personas  tengamos la posibilidad de desactivar estos programas, abrir nuevas posibilidades y desarrollar nuestro verdadero potencial, en un camino de evolución como Seres Libres.

En esto consiste este taller, encontraremos el origen; la persona interesada escogerá a otras personas del grupo que representarán su historia... con la ayuda de la médium vidente sabremos donde se inicia el patrón, y finalmente, representaremos el circulo de tiempo que lo dejo enquistado,  se genera la situación para que todas las emociones asociadas a dicha situación tengan lugar y puedan ser reconocidas por el protagonista, pudiendo así liberarlas; además, hay que ser consciente de que cada una de las representaciones de las otras personas integrantes en el grupo también nos está beneficiando.




  
No hay diferencia entre lo imaginario y lo real, puesto que nuestra imaginación crea nuestra realidad.

“Hasta que lo inconsciente no se haga consciente, este seguirá dirigiendo tu vida,
 y tú lo llamaras destino”
 – Carl Jung-












 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes